Bañera retirada
CAMBIO DE BAÑERA POR PLATO DE DUCHA
2 noviembre, 2015
Plato de ducha recortado
PLATO DE DUCHA AJUSTADO
5 noviembre, 2015

¿Nos lavamos las manos correctamente?

Una de las primeras normas que aprendemos de niños es la de lavarnos las manos antes de comer. Pero a pesar de que es una rutina básica y muy fácil de hacer, al parecer la estamos realizando mal. Al menos eso es lo que ha demostrado una investigación llevada a cabo por el Daily Mail.

Con una cámara ultravioleta, los autores del trabajo han analizado la cantidad de bacterias y suciedad que quedan en la piel después de llevar a cabo hasta cinco rutinas diferentes de lavado de mano. Y aunque de primeras cualquiera de estas formas pueda parece efectiva, la cámara mostraba resultados de lo más dispares.

Para llevar a cabo el experimento, se utilizó un gel llamado Glo Germ, que simula la actuación de las bacterias sobre la piel. Tras echarla en las manos y ser grabada con la cámara especial, esta sustancia brilla con un tono azul celeste. Así que se convierte en el material perfecto para saber si unas manos están limpias o no: si lo están, aparecerán de color oscuro en pantalla. Si no, parecerán las  manos de un pitufo.

La primera forma de lavar las manos evaluada fue la clásica de mojarlas sin utilizar jabón, y en vez de secarlas, tan solo agitarlas. El resultado fue de lo más decepcionante: las manos aparecen teñidas completamente de azul, por lo que están llenas de bacterias y suciedad. Casi igual como si no las hubiésemos lavado.

La segunda manera fue lavar las manos durante seis segundos, y también sin jabón. Esta vez los resultados fueron mejores, pero todavía quedan muchos restos de bacterias y suciedad.

Para esta tercera sesión, se probó un limpiado de seis segundos con jabón. Mucho mejor que las anteriores, pero todavía quedan bacterias.

Para la cuarta, se probó la forma recomendada por la Organización Mundial de la salud: 15 segundos de lavado con jabón. Esta vez, las manos quedaron prácticamente limpias.

Para la última forma, se alargó más el tiempo de lavado: hasta los 30 segundos y con jabón. Las manos quedaron casi inmaculadas, pero no todo el mundo aguantará tanto tiempo debajo del grifo, además de consumir una gran cantidad de agua.

Según lo visto, parece que la forma adecuada de lavarse las manos es siempre con jabón y dedicando al menos 15 segundos a enjabonarlas y escurrirlas. Los autores de la investigación también se preguntan si es mejor secarlas con una toalla, un papel o un secador.

Según el doctor Ackerley, un experto británico en bacterias, secarse las manos con un objeto como una toalla o un papel ayuda a limpiar los microorganismos que hay en la piel, y por lo tanto sería un método más efectivo. Lo que no recomienda es utilizar un secador en un baño público, ya que estos aparatos solo diseminan las bacterias por el aire, y si ponemos las manos en esos aparatos, es probable que recojamos los microorganismos que antes hayan estado en otras manos.

Así que lo mejor es lavarse las manos con jabón y secarlas con una toalla o papel.

Comments are closed.